Nos arrepentimos de formatear esa «Laptop»

Era el 2014, en ese tiempo le había hecho una la web a un cliente que tenia una empresa de eventos de motos, así que iba cotidianamente al domicilio de dicho cliente, y una de esas veces nos pidió que formateáramos una laptop, y bueno en ese tiempo teníamos un costo bastante módico ya que normalmente la instalación no demoraba mucho, pero nada resultaría como nos imaginamos.

Resulta que era no era una laptop sino una netbook de 8.9”, para ser especifico una HP 2133 Mini-Note, salida en el 2008, tenía 120GB de almacenamiento, 2GB de ram y un procesador Via C7 de 1 a 1.6Ghz a lo mucho. Usaba Windows XP, por suerte teníamos una cajita con varios usb con diferentes sistemas operativos, el problema es que dicha netbook era tan pero tan lenta que se demoro más de 2 horas, mi socio Luis ya estaba sudando de la ansiedad, mientras yo conversaba sobre otros asuntos con el cliente, que dicho de paso era un señor muy temperamental.

Ya eran casi las 3pm, y tanto el señor tanto como su esposa ya habían almorzado, su empleada les había servido el almuerzo y ya se había retirado, mientras tanto nosotros ya estábamos con bastante hambre, y la laptop aun se demoraba, pero la responsabilidad era primero. Claro esta que en mi mente me había arrepentido de aceptar dicho compromiso, pero antes de que pudiera seguir pensando la señora se nos acercó y dijo:

  • ¿Chicos tienen hambre?

Entonces tanto yo como mi socio suspiramos, y con mucho alivio en el estómago, dijimos si al unísono, y en nuestra mente tal vez quisimos imaginar qué podría ser lo que vendría, pero no imaginamos las palabras tan cortantes que vendrían a continuación.

  • Ah ya, porque allá al frente hay un chifa…

Entonces yo y mi socio nos miramos y creo que ambos pensamos “ah cagona”, pero solo nos quedó decir con decepción:

  • Ah gracias, muy amable, si pues en la avenida hay varios restaurantes… (no nos habíamos dado cuenta)

Luego de ello se fue a sentar y se puso a comer fruta.

Nunca he juzgado a nadie, y desde luego nadie tiene la obligación de tener empatía o tener consideración con otras personas, eso lo sabíamos, pero es curioso que las personas que más favores piden son las menos consideradas.

Y bueno ese día aprendimos que:

Antes de aceptar un servicio, mejor preguntar la antigüedad del equipo, porque algunos no entienden la diferencia que puede haber entre un equipo antiguo y uno moderno, un equipo antiguo toma más tiempo, así que al ir a domicilio deberíamos cobrar por tiempo, más que por servicio, y cobrar también nuestro transporte de ida y vuelta, y si se extiende hasta pasar el almuerzo, pues también considerarlo, ya que no sería justo que uno se quede sin comer, sino para tal caso que lo traigan a nuestra oficina, donde tenemos mejor iluminación, todas nuestras herramientas a mano, y podemos atender varios equipos al mismo tiempo, en vez de dedicar todo a un solo cliente, que nos mande a gastar lo poco que ganamos en el almuerzo.

Siempre recordare esta anécdota con bastante humor, por que fue la mayor troleada que nos han hecho.

Publicado en

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.